Cachimba, esa gran desconocida

Filed under:General — posted by freud on 1 noviembre 2009 @ 17:33

Imagino que todos vosotros conoceréis lo que es una cachimba o shisha.

Para los que no lo sepan es una pipa de agua muy ornamentada, en algunos casos, en la que se fuma tabaco especial para cachimba, que suele ser de algún tipo de sabor.

No sé por qué (la verdad nunca me lo había planteado) pensaba que el tabaco de las cachimbas no contenía ninguna de las sustancias perjudiciales que contiene el tabaco común de los cigarrillos que estamos acostumbrados a ver en cajetilla. Será porque al ser “no fumador” tampoco me había preocupado por ello.

Pues resulta que el otro día me enteré de que el tabaco que se usa en la cachimba contiene nicotina (casi la misma cantidad que un paquete de Marlboro: 0,5mg frente a 0,8mg) con lo que convierte el fumar en cachimba en un hábito similar al de fumar cigarrillos (al menos en cuanto a la adicción de la nicotina). Llegó a mis manos un paquete de tabaco para shisha (comprado en estanco, por qué será, jeje) y lleva las mismas etiquetas e indicaciones que un paquete de tabaco corriente. El colmo del asunto es que me consta que el tabaco para cachimba lo venden a menores sin ningún tipo de reparo, al igual que las teterías comercializan este producto a menores. Os pongo unas imágenes que cogí de la caja.

Tabaco cachimba

Tabaco cachimba

Desde que me enteré de ese dato hice una pequeña encuesta entre la gente que conozco a mi alrededor (fumadores y no fumadores) y me encontré con que ellos (y ellas) también desconocían esa característica del tabaco de cachimba.

Por el desconocimiento del tipo de tabaco que lleva una cachimba reconozco que alguna que otra vez la he probado, ya que el sabor del humo no es tan exagerado al de un cigarrillo, pero tras conocer que lleva nicotina, pues como que le van a dar por donde amargan los pepinos, porque la adicción ahí está (de hecho he leído estudios que indican que el fumar en cachimba en algunos casos es más perjudicial y adictivo que los cigarrillos).



image: detail of installation by Bronwyn Lace